Escrutinio Digital

Author Archives

Una justicia ciega, sorda y también muda.

Una justicia ciega, sorda y también muda.

Por José C. Novas.

Recientemente el escritor, poeta y político dominicano Tony Raful ha lanzado a la opinión publica una especie de torpedo con la denuncia sobre la posibilidad de que el excoronel del ejército dominicano Johnny Abbes García pudiera estar vivo aún, en avanzada edad, y quizás viviendo en la ciudad de Nueva York bajo una identidad falsa. No creo que Tony Raful se aventure a decir por simple capricho cosas que pudieran lesionar su reputación de escritor, poeta y político; la denuncia, aun cuando ni la afirmamos ni la negamos, merece atención de los investigadores por la magnitud de las acusaciones de las que ha sido objeto Johnny Abbes, a quien se tiene como el arquitecto de un sistema de torturas y ejecutor del trabajo sucio en la última etapa de la dictadura.

Durante el régimen de Rafael L. Trujillo fue acuñada la frase “Mis mejores amigos son los hombres de trabajo”, ese estribillo fue usado como parte de la propaganda a favor del tirano; el propio Trujillo la repetía, hasta se llegó a insertar en algunos merengues laudatorios al gobernante. Por tal razón la frase se escuchó por toda la geografía nacional entre 1930 y 1961.

Hubo un aspecto entre los amigos del jefe poco observado, aquellos cuya verdadera función era realizar el “trabajo infame”, y que después de muerto el dictador, afloraron con reputación criminal, pero pero que murieron impunes en la tranquilidad de sus hogares, sin que la justicia les diera el castigo por los actos cometidos durante el régimen. La protección neotrujillista se encargó proteger desde el poder a centenares de reputados matones que operaban desde el gobierno. Para consumar la impunidad hubo pactos secretos, se usaron posiciones sociales, económicas y cargos en el Estado. Los mejores amigos del dictador Trujillo por lo general formaban parte de su entorno o militaban en su partido, algunos reconocidos como verdaderos ases del crimen, a los que el jefe otorgaba rangos militares o puestos importantes en el gobierno.

Podemos citar los casos de los generales Felipe Ciprián (Larguito), José María Alcántara, el recordado jefe del Sisal de Azua, Simón Díaz, Tancredo “Quero” Saviñón, Federico Fiallo, Arturo Espaillat, los coroneles Johnny Abbes García, David Hart Dottin, Víctor A. Peña Rivera y otros civiles vinculados con el crimen de Estado y por motivaciones políticas como fueron los casos sospechosos de Manuel de Moya Alonzo y el propio Joaquín Balaguer. Tras la caída de la dictadura la población los acusaba de cometer horrendos criminales, pero la impotencia se impuso y los “amigos del jefe” nunca fueron procesados en los tribunales.

Citaré ejemplos de notorios criminales o desapariciones durante la dictadura, ya sea cumpliendo órdenes del “Jefe” o por iniciativa propia cegaron la vida de valiosos dominicanos. Félix W. Bernardino quien fue acusado el 28 de diciembre de 1930 de matar al señor Amable Dalmasí en la región Este, por ese crimen Bernardino fue hallado culpable y lo condenaron a prisión. No obstante, Trujillo lo indultó, lo nombró en el cuerpo diplomático y lo distinguió con su amistad. Se dice que por iniciativa de Bernardino murieron decenas de personas, pero vivió tranquilamente en una finca del Seibo hasta su muerte en avanzada edad y amparado por las autoridades en los gobiernos de Balaguer.

A principios de la Era de Trujillo, siendo capitán del ejército nacional Ludovino Fernández en un arranque de celos mató a balazos al ciudadano Antonio Mario Contreras, quien era el compañero sentimental de la que había sido su esposa Danila Fernández, y de la cual estaba divorciado. Durante el acto criminal el iracundo Ludovino también hirió gravemente a su exmujer. No obstante haber cometido el hecho, el dictador Trujillo lo mantuvo en las filas del ejército, le otorgó rangos y lo asignó en posiciones militares y policiales de importancia. Posteriormente el inefable Ludovino acribilló a balazos varios presos que cumplían condena por el asalto a un banco de Santiago, o sea, el propio Ludovino les aplicó “la pena de muerte”. Ludovino murió asesinado en San Juan de la Maguana por un miembro del ejército nacional inconforme con el trato que le daba el coronel.

Otro de los “amigos de Trujillo” lo fue el general José Estrella, militar importante durante el régimen y de quien se dice que fue el soldado que capturó al entonces senador por la provincia de Montecristi Desiderio Arias y que no se conformó con matarlo, sino que ordenó decapitarlo para mostrarle la cabeza a Trujillo; el cadáver de Desiderio Arias fue exhibido en una carreta por las calles de la ciudad de Santiago para que sirviera de escarmiento a la población. La impronta criminal del general José Estrella fue larga, antes se le acusó de matar al ciudadano Felipe Roca en el paraje La Herradura y fue procesado de preñar a tres hermanas en un campo del Cibao en las que había menores de edad, por lo que fue condenado a 20 años de cárcel.

Otro personaje “amigo de Trujillo” lo fue Luís Silverio Gómez, un oficial del Ejército que después de su retiro de la guardia fue diputado al Congreso por el Partido Dominicano, a pesar que había sido condenado por matar al dirigente opositor Virgilio Martínez Reyna. Otro caso notorio fue el de Amable Botello en región Este reputado por sus desmanes en la zona y ocupó cargos públicos importantes, incluyendo el de gobernador provincial, Botello había cumplido condena por muerte un ciudadano de nombre José Martínez.

Está documentado que el capitán Octavio de la Maza mató a Luís Bernardino en un incidente ocurrido en el interior de la Embajada dominicana en Londres; sin embargo, después de cometer el crimen fue ingresado como oficial piloto de la aviación militar dominicana y trabajó como copiloto de la empresa Dominicana de Aviación propiedad del dictador; Octavio de la Maza murió en un confuso incidente dentro de una cárcel en la capital y se reportó como un suicidio. El ciudadano Fernando Sánchez Cabral era miembro de una destacada familia trujillista, ocupó altos cargos durante la dictadura, a pesar que había asesinado al ciudadano James Palmer.

Otro reputado fue Segundo Imbert Barrera, que alcanzó el rango de mayor del ejército nacional, a pesar que su historial carcelario revelaba que cumplió condena por haber matado los sindicalistas Luis Espinosa y Papito Tavárez durante una disputa laboral en el ingenio Montellano, del cual el mayor Imbert Barrera era al momento uno de los ejecutivos.

Lo que cabe preguntar es a que se refería el dictador Trujillo cuando decir que sus mejores amigos eran los hombres de trabajo ¿A qué tipo de labor y cuál era el trasfondo que imprimía a la frase? Aquel rufián de la política dominicana. posiblemente apuntaba hacia a la carnicería humana, eso no lo sabemos. De lo que sí estamos seguro es que la mayoría de los autores intelectuales o materiales de los crímenes antes citados durante la dictadura, terminaron sus vidas como si nada, protegidos por la impunidad de neotrujillismo, que no fueron tocados por la justicia dominicana, porque al parecer es sorda, ciega y también muda.

El pan Quico: Lectura para capitaleños solamente.

 

Para capitaleños solamente: El pan Quico.

Por José C. Novas.

Si la producción en gran escala de pan y galletas tiene su historia en la capital dominicana, el punto de partida debe ubicarse en una estructura de la calle Duarte llamado “Edificio Caro” en 1926, era propiedad del señor Francisco Caro, alias Quico, quien abrió allí la “Panadería Quico”, negocio que mas tarde se convirtió en un ícono de la industria del pan, llegando a penetrar a todos los hogares de la ciudad de Santo Domingo.

En una edición de 1926 en la revista “Blanco y Negro” encontramos una reseña en la que se expone que la panadería Quico abrió sus puertas en el Edificio Caro y que estaba equipada con lo mejor que la modernidad disponía para la época, hornos de gas y de carbón vegetal, con puertas y parrillas metálicas. Tan importante fue el proyecto comercial de Quico Caro, que a su acto de apertura asistió el Secretario de Estado de Salud y Beneficiencia Pública Pedro A. Ricart en representación del Presidente Horacio Vásquez y el local fue bendecido por el presbítero Eliseo Pérez Sánchez, que entonces era Secretario del Arzobispado de Santo Domingo.

La panadería Quico tuvo tanto éxito, que fue necesario abrir sucursales en los distintos barrios de la capital, una de las mas populares se ubicaba en la esquina de las calles Santomé con Padre Billini de la zona intramuros. Mas tarde en las décadas de los cincuentas y los sesentas, la panadería Quico tenía una flotilla de vehiculos de motor y triciclos que se convirtieron en fuente de trabajo para decenas de choferes y cientos de panaderos, los cuales distribuían el pan y las galletas Quico por toda la ciudad, la demanda del pan Quico era extraordinaria.

Quien de mi generación y la de nuestros padres no lo recuerda, todo el que vivió y creció en la capital para la época en que la panadería Quico operaba a toda capacidad, recordará sus deliciosas galletas y el suculento pan de Quico, la variedad de su repostería ofertaba ademas dulces y bizcochos, se puede decir sin temor a equivocarse que la panadería Quico fue la pionera de la industria del pan en la capital dominicana.

LA HISTORIA QUE CRUZA PUENTES.

La memoria sobre puentes.

Por José C. Novas.

La ciudad de Santo Domingo, capital de la República Dominicana, fue originalmente un enclave urbano edificado entre una muralla al borde de la desembocadura del río Ozama. Con el paso de los siglos la ciudad se fue expandiendo hasta tocar otros ríos del entorno como el Isabela, Haina y Manoguayabo. Para llegar al centro de la vieja ciudad, el hecho de cruzar esos ríos tiene su historia propia. Fue el primer asentamiento con carácter cosmopolita del continente y desde allí arrancó la colonización en América. Razones prácticas hicieron que las primeras edificaciones fueran levantadas a orillas del río Ozama, pero los colonizadores jamás anticiparon que aquel asentamiento, que con el tiempo crecería más allá de los ríos Haina, Isabela y Manoguayabo.

A partir del siglo XVI, la ciudad de Santo Domingo pasó a ser un importante centro de actividad cultural y comercial. Desde la ciudad de Santo Domingo partieron los barcos llevando a los demás colonizadores hacia el encuentro de culturas o la conquista del resto de América y la búsqueda de nuevas rutas hacia el lejano Oriente.

Pero cruzar sobre los ríos que bordean la ciudad de Santo Domingo tiene su historia propia, porque en tiempos de la colonia y aun durante la vida de la república, no existían puentes de acceso a la ciudad y los habitantes se las ingeniaban para cruzar sobre los ríos circundantes. Los viajeros de la época enfrentaban grandes dificultades para atravesar las corrientes, ya sean motivadas por iniciativas políticas, negocios, asuntos religiosos, llevar productos, objetos o animales, mediante el uso canoas, yolas, balsas, barcazas, etc.

Con el paso del tiempo la actividad económica en la isla creció y se puso en práctica el uso de plataformas tiradas por cordeles con poleas con el uso de mulos, caballos o bueyes. Fue a finales del siglo XIX durante el gobierno del dictador Ulises Heureaux “Lilís” cuando se empezó a construir el primer puente para darle acceso a la ciudad de Santo Domingo sobre el río Ozama. El proyecto fue suspendido con el magnicidio del gobernante en 1899 y la obra permaneció detenida por diecisiete años, hasta que al producirse la ocupación de 1916 ingenieros militares norteamericanos lo retomaron para facilitar el transporte equipos y material bélicos y vehículos motorizados y la construcción de vías y carreteras facilitar movimientos de tropas desde la capital hacia la región Este del país, donde enfrentaron gran resistencia.

Entre 1916 y 1924 al país fue introducido el negocio de venta de vehículos de motor, era parte del proyecto de expansión económica que impuso Estados Unidos en el continente para abrir mercados y colocar los excedentes de su producción industrial, especialmente la automotriz. El auge adquirido por los vehículos de motor requirió que los gobiernos de ocupación y los que le sucedieron tomaran iniciativas viales, sobre todo desde la capital hacia el interior. Con el paso del ciclón San Zenón en 1930 el puente Ozama fue severamente destruido, con el embate del fenómeno su estructura cedió en parte y quedó averiado, por lo que requirió de reparación, su reconstrucción fue ordenada por el recién juramentado Presidente, Rafael Leónidas Trujillo, quien además, le hizo designar con el nombre de” Puente Ulises Heureaux”.

La Era de Trujillo fue quizás la etapa más prolífica en la construcción de puentes, calles y carreteras en la ciudad de Santo Domingo, debido al volumen vehicular, negocio que él, su familia y allegados controlaron a partir de 1930, y para 1955 se habían levantado otros puentes para facilitar la entrada a la ciudad; entre ellos el Presidente Peynado sobre el rio Isabela, el Presidente Troncoso sobre el río Haina y el puente sobre el río Manoguayabo.

Ese mismo año (1955) fue inaugurado el más imponente puente de la capital para facilitar el cruce desde la parte oriental: el puente Radhamés, bautizado en honor al hijo menor del dictador Trujillo, era costumbre durante la dictadura poner nombres de familiares del jefe a las grandes obras que ejecutaba el gobierno. El nombre le fue cambiado al desplomarse la tiranía y desde entonces es llamado Juan Pablo Duarte. El Puente Radhamés fue primer puente colgante que tuvo la capital dominicana. Su inauguración coincidió con la celebración de la “Feria de la Paz y Confraternidad del mundo libre”, cuyo desborde publicitario hizo que la apertura del puente Radhamés transcurriera como un hecho de importancia secundaria.

Se impone recordar que durante los enfrentamientos surgidos a raíz de la Guerra de Abril de 1965 el puente Duarte fue severamente destruido por los bombardeos de la aviación militar que atacaron desde la base de San Isidro. Otro de los puentes de acceso a la capital es el Presidente Troncoso sobre el río Haina, que fue derribado en durante el estallido de 1965 por el bombardeo del ejército invasor, fue parte de la estrategia militar extranjera para controlar los amotinados rebeldes en el sector intramuros, la razón fue que los invasores descubrieron de que había un importante núcleo del ejército nacional en la región Sur vinculado al Movimiento Enriquillo y decidieron anular el posible acceso desde esa zona hacia la capital, o sea a través de la carretera Sánchez.

Los intensos ataques aéreos sobre el puente Duarte entre el 24 y el 28 de Abril de 1965 no fueron suficientes para derribarlo, su estructura resistió, a pesar de los daños que mostraban los cables de soporte, causados por los cañonazos. Posteriormente, esos cables fueron reparados en el gobierno de los doce años presididos por el Dr. Joaquín Balaguer. En cambio, la rehabilitación del puente Presidente Troncoso sobre el río Haina tomó más tiempo y transitar por la carretera Sánchez se hacía a través de una estructura flotante instalada por los invasores en la zona de Costa Verde.

Entre las demás estructuras que daban acceso a la ciudad de Santo Domingo, quizás el de menor flujo era el puente sobre el río de Manoguayabo, en la carretera que conduce a ese poblado y al municipio de Palavé. Luego finalmente el Dr. Balaguer, se construyeron los puentes Ramón Matías Mella, obra que por lo extraño del diseño y vicios de edificación y por lo estrecho de sus dos carriles, la voz popular le bautizo con el nombre de Puente de las Bicicletas.

Otro puente construido durante el régimen de Balaguer fue el puente Francisco del Rosario Sánchez, en la parte alta de la capital y que une las avenidas San Vicente de Paúl del sector Los Minas con la avenida Padre Castellanos en Los Guandules y el Ensanche Espaillat. En el pasado reciente, fue instalado en la zona del puerto de Santo Domingo un puente flotante, que sirve de alternativa temporal, para conectar la avenida del Puerto con la avenida España en la orilla oriental del río Ozama. Aún permanece allí y es posible que se mantenga dada su función en el desahogo del tránsito vehicular de la capital dominicana.

Una última estructura construida sobre el rio Ozama lo es el puente Juan Bosch, estructura paralela con el puente Duarte y bautizado en honor al prolífico escritor y político, fallecido hace algunos años. Como se ve, los puentes que facilitan el ingreso y salida de la ciudad de Santo Domingo y sobre los ríos del entorno, funcionan desde 1916, cuando el país fue objeto de una invasión, o sea hace poco mas de cien años.

HOY ME DESAHOGO

HOY ME DESAHOGO.

Por Jose C. Novas.

Yo que tanto valoro el talento de los que se preocupan por el bien común, me veo obligado a decir algunas palabras por las que creo que nuestro país Republica Dominicana alcanzó el ocaso de su existencia y agoniza esperando su entierrro. Para convencernos vayamos al pasado y observemos que tres de los filósofos más sólidos de la antigua Grecia en su momento coincidieron en la hipótesis que “la única esclava del hombre pobre era su mujer”, aquel planteamiento era sumamente injusto para los hombres menos afortunados y en lo que refiere a las mujeres era peor, porque las calificaba como un objeto de propiedad.

En la Grecia clásica solo tenían derecho a elegir o ser elegidos los pertenecientes a la nobleza, los demás ni siquiera podían entrar a ver el circo electoral; a ese entarimado los griegos le llamaban “gobierno del pueblo o democracia”, al extremo que, si una persona noble tenía muchos bienes y otro de la misma casta poseía un poco menos, el voto del ultimo tenía menos valor que el del primero, pero de eso no se habla mucho.

Pero aún hay más sobre el origen de nuestra desgracia como sociedad, por ejemplo, la generalidad de los que citan pasajes de la obra cumbre de Maquiavelo, lo hacen sin haber leído su libro “El Príncipe”, un texto que no era más que un manual para entrenar futuros gobernantes, o sea a posibles monarcas de la época. En el trayecto de la evolucion de la humanidad, la Ley del Talión los políticos le han dado mala reputación de forma intencionada para beneficiarse de ella, pero en la práctica, la aplicacion de esa Ley es la única medida que frena el cáncer de la perversidad desde el Estado.

La revolución francesa es el mejor hecho historico sobre lo que afirmo en el párrafo anterior, hay que recuerdar que el rey de Francia Louis XIV decía a todo pulmón que el Estado era él, y resulta que el pueblo frances se lanzó después y pasó por la guillotina al monarca de turno que descendía de él y continuaron cortando cabezas hasta descabezaron a Robespierre, que fue el que inició la matanza por las clases de arriba.

Soy de los que creen en los que luchan por sus principios, me gustaría ver, que no se deje morir la verticalidad y la moral entre los humanos, en nuestro país todo eso se ha perdido y hemos llegado a un punto que parece no tener reversa, lamentable dilema, porque la sangre invertida para construir la nacion no ha sido sido valorada, los tres partidos que lo han dominado despues de muerto el tirano, moralmente lo han vuelto cenizas.

 

MAXIMO GOMEZ: Su amargo regreso a la ciudad de Santo Domingo.

Máximo Gómez: Su regreso amargo a la ciudad de Santo Domingo.

Por José C. Novas.

El siguiente fue un episodio real de la historia de la historia dominicana, ocurrió en la ciudad de Santo Domingo a finales del año 1885, y tuvo como personaje central al legendario general Máximo Gómez, una de las espadas más brillantes en las luchas libertadoras de la patria cubana. El general Máximo Gómez llegó al puerto de Santo Domingo el 2 de Noviembre de 1885 en un barco procedente de la ciudad de Nueva York.

El legendario guerrillero llevaba más de veinte años dedicado a las luchas por la liberación de la isla hermana y la sociedad dominicana, consiente de la magnitud de sus hazañas, celebró la llegada del notable combatiente antillanista. Coincidió el regreso del distinguido general con un levantamiento armado en la provincia de Azua bajo el liderazgo del temible general Cesáreo Guillermo. Ocupaba entonces la presidencia de la República el general Francisco Gregorio Billini y fue expandido el rumor que ligaba la visita del general Máximo Gómez a las acciones de guerra que se sucedían en Azua.

Pero la realidad era otra, el verdadero motivo de su viaje tenía relación con la causa revolucionaria cubana, la cual Gómez había asumido como la meta de su vida. Antes de emprender el viaje a Santo Domingo, Gómez y otros líderes del exilio cubano se habían reunido con el Cónsul de la República Dominicana en la ciudad de Nueva York Hipólito Billini Aristy, hermano del Presidente Francisco Gregorio Billini y amigo personal del general Gómez, ambos habían nativos de la ciudad de Bani.

El asunto fue que por intermedio del Cónsul Billini, el general Gómez logro que el diplomático enviara un cargamento de armas, municiones y pertrechos de guerra al territorio dominicano, el cual hizo figurar como perteneciente al gobierno, para de esa forma cumplir con los trámites legales y evitar sospechas del propósito de las armas, hubo además un acuerdo previo con el general Benito Monción, comandante de armas de la provincia de Montecristi; así las cosas, cuando el arsenal llegara a territorio dominicano, se le debía entregar al general Máximo Gómez para usarlo en las acciones rebeldes en Cuba.

Estando el general Gómez se produce la renuncia del Presidente Billini, mientras el cargamento viajaba en un barco de la empresa Clyde Steam Lines hacia el puerto de Montecristi; al llegar la carga, ya era Presidente Alejandrito Gil y bajo sus órdenes, el gobierno se apoderó del cargamento y ese hecho generó un reclamo de parte del general Gómez, quien exigió la entrega de las armas o en su defecto el pago en efectivo de su equivalente, porque hasta el viejo general llegó la información de que el cargamento sería utilizado para sofocar la rebelión en Azua.

El gobierno de Alejandrito se negó a entregar las armas, dada las circunstancias y los rumores que circulaban en la capital sobre la llegada de Máximo Gómez y ante la insistencia del general Gómez, el 2 de Enero de 1886 se presentó una patrulla dirigida por el gobernador de Santo Domingo general Leopoldo Espaillat, acompañado por el general Isidro Pereira y el coronel Apolinar Balbuena a la casa de la señora Anita Lugo en el barrio San Carlos donde se hospedaba el general Gómez y allí fue arrestado junto a su sobrino Teléfono Martínez.

Máximo Gómez, a pesar de su fama y prestigio, fue encerrado en la Torre del Homenaje, lo que generó una serie de protestas y peticiones dirigidas al Presidente Alejandro Woss y Gil reclamando su liberación inmediata. Entre los que se acudieron al Presidente Woss y Gil a exigir la libertad del general Gómez y su sobrino.

Se integraron en comision el arzobispo Merino y el profesor Eugenio Maria de Hostos, visitaron al presidente Alejandrito Gil y lograron que ordenara su liberacion, bajo condicion de que fuera montado en un barco que se hallaba anclado en el placer de los estudios, frente a la capital y que lo llevo de vuelta a Nueva York o sea fue deportado. Asi termina el amargo capitulo del regreso de Maximo Gomez a su pais natal, fue expulsado el 8 de Enero de 1886. Sobre esa medida existe un documento provatorio contenido en la pagina 54 del libro “La Batuta de Alejandrito” publicado por quien subscribe y en la pagina 36 del libro “Luperon y Hostos”, escrito por el historiador Emilio Rodriguez Demorizi.

EL ORIGEN DE UNA CASTA PERVERSA.

El origen de una casta perversa..

Por José C. Novas.

La democracia desde su origen nació retorcida, en la antigua Grecia tenían derecho a elegir o ser elegidos los nobles, las clases menos afortunadas no participaban del sistema político helénico y uno de sus grandes filósofos planteaba que “la única esclava del hombre pobre era su mujer”. Democracia y perversidad caminaron siempre de la mano.

El 16 de agosto de 1966 se juramentó en el poder el Dr. Joaquín Balaguer, sus alabadores dicen que allí inició un periodo de transición democrática que se conoce como “Los doce años”, gestión paradójica, porque fue una combinación de crímenes, atropellos, fraudes electorales, represión policial, bandas organizadas, deportaciones, corrupción, privilegios y enriquecimiento de políticos profesionales.

Mientras aquello ocurría, el gobierno reclamó para sí que se vivía un clima de libertad y democracia “sin injusticias ni privilegios”; su lider Joaquín Balaguer emprendió una serie de obras públicas de importancia capital para el país. La etapa fue una combinación de lo bueno y lo malo al mismo tiempo, tendencia común entre los dictadores tradicionales, en este caso, Balaguer fue señalado como “el déspota ilustrado” por sus detractores.

No por casualidad el clamor popular calificó a Balaguer como artífice del neotrujillismo o sea, que retrajo el régimen desaparecido, pero sin Trujillo. Entre los hechos políticos de esa etapa y la historia reciente, hay aspectos paralelos que merecen el análisis de siquiatras, pensadores, sociólogos e historiadores, porque lo ocurrido incidió en la conducta de los jóvenes de esa generación, los mismos que hoy deciden y moldean el destino, también retorcido del país.

Fue por aquellos días que brotaron signos de la influencia cultural foránea muy nociva. Por un lado, se pusieron de moda entre nosotros corrientes musicales de otras latitudes, modas y tendencias en el estilo al vestir y aparecieron los vicios alucinantes. Cobraron fuerza las corrientes políticas extrañas y se formaron grupos de izquierda abanderados en el comunismo o el socialismo, integrados por jóvenes, notoriamente apartados de los principios de esas tendencias filosóficas, porque mientras se proclamaban fervientes activistas, disfrutaban los estilos capitalistas, y luego demostraron que eran zorros vestidos de corderos.

Llegaron las modas del pelo largo, los afros, pantalones campanas y los zapatacones por citar algunos; recuerdo que en esos días abrió en el sector San Gerónimo la discoteca “People”, a poca distancia de la Universidad Autónoma de Santo Domingo, era una locura aquel centro de diversión, una nube de humo de cigarrillos, música estridente y destellos de luces que, combinado al efecto de las bebidas alcohólicas, volvían loco a cualquier parroquiano.

La radio fue dominada por un locutor que vino desde el exterior, llamado Jo Jo Pérez, que tenía por las tardes un programa de música “disco” que muchos sintonizaban, pero pocos entendían porque casi todo era en inglés. Pérez impuso a nuestro lenguaje la palabra “discJokey”. Mas tarde, a consecuencia de aquella corriente, fue organizado el festival “Embro 70″, que tomó por escenario la playa de Manresa y pretendía ser una réplica pequeñísima de lo que fue el festival Woodstock, en Nueva York.

Los organizadores de “Embro 70″ esperaban un éxito similar al de “Woodstock”, pero en Santo Domingo y la iniciativa fue un fracaso que terminó en controversia y las autoridades tuvieron que intervenir y suspenderla. A la playa de Manresa llegaron cientos de jóvenes extranjeros, mayormente de Estados Unidos, con intención de darle rienda suelta a sus bajos instintos, pensaron que en el país no había moral, ni restricciones y se equivocaron.

El plan era festejar sin reglas por una semana, pero los dos primeros días transcurrieron en medio de una juventud borracha, endrogados, bailando sin control, haciendo el amor al aire libre y cambiando de parejas, durmiendo a la intemperie, orinando y defecando donde pudieran hasta que apareció un regimiento de la Policía Nacional que desmanteló aquella locura que, sin dudas, fue el arranque a gran escala de gente influenciada por la perversidad desenfrenada, que se pretendía extender a otras ciudades.

No todo terminó con la suspensión de Embro 70 y lo que pasó después tomó otra dirección; la discoteca “People” se mantuvo abierta y tuvo un efecto multiplicador hacia la perversión de miles de estudiantes, hasta que los cuerpos docentes de la UASD protestaron y el centro fue cerrado. Pero parece que ya era tarde, el éxito económico de la discoteca “People” hizo que surgieran otras y abrieron “El Disco Club Universitario” y “El Almendrón”, las bebederas y bailaderas continuaron. Ambos centros se nutrían de los estudiantes universitarios, que entonces le llamaban “mataderos”.

Las francachelas cerca de la zona universitaria ampliaron su terreno con la apertura de la discoteca “Mona Lisa”, en la avenida Máximo Gómez, a sólo cuadras de la universidad y en las narices del presidente de la república, pues estaba casi frente a la residencia de Balaguer. Este centro era muy frecuentado por los estudiantes universitarios, un lugar “sui generis” porque no tenía luces en su salón de baile. Imaginen las historias que salieron del Mona Lisa; hay una que no se si fue real, pero dice que una vez alguien pidió fósforos a un bailador del lugar para encender un cigarrillo, y que éste le contestó: “Vete y cógelo, que están en los bolsillos mis pantalones”.

Muchos dominicanos que hoy caminan como “funcionarios honorables” y hasta políticos que aspiran dirigir el pais, eran clientes de esos negocios. Algunos ahora son profesionales, dirigentes de partidos, o empresarios frecuentaban a esos lugares; no es necesario mencionar sus nombres, el propósito de esta nota no es remover trapos sucios, pero a quien le sirva el traje, que se lo ponga, que el árbol que nace torcido, nunca su rama endereza”.

AMBUSHED AND RIDDLED. The assassination of a fierce dictator.

 

GOOD NEWS, AVAILABLE IN AMAZON.COM

Book about the assassination of dictator Rafael L.Trujillo.

“Ambushed and Riddled” is a story or the ambush took place on May 30, 1961, episode that changed forever the Dominican society. The nature of Trujillo’s regime and the complexity of the conspiracy led to discrepancies among scholars as this subject is discussed.

“Ambushed and Riddled. The assassination of a fierce dictator” is a recreation intended to approach aspects related to the death of the fierce Dominican ruler. The work is a chronology, of the dictator schedule on May 30, 1961, based on accounts and testimonies; also reveal that Trujillo and his family knew about the conspiracy, but did nothing to avoid the tragedy.

The book explore the dictator private and public wake and funeral, it is a suspense thriller from the moment of the ambush to the strong man, to his burial, the story capture the reader imagination at all times.

 

Ambushed and Riddled. The assassination of a fierce dictator.

GOOD NEWS, AVAILABLE IN AMAZON.COM

AMBUSHED AND RIDDLED. THE ASSASSINATION OF A FIERCE DICTATOR.

Book about the assassination of dictator Rafael L.Trujillo.

“Ambushed and Riddled” is a story or the assault took place on May 30, 1961, this episode changed forever the Dominican society. The nature of Trujillo’s regime and the complexity of the conspiracy led to discrepancies among scholars as this subject is discussed.

“Ambushed and Riddled. The assassination of a fierce dictator” is a recreation intended to approach aspects related to the death of the fierce Dominican ruler. The work is a chronology, of the dictator schedule on May 30, 1961, based on accounts and testimonies; also reveal that Trujillo and his family knew about the conspiracy, but did nothing to avoid the tragedy.

The book explore the dictator private and public wake and funeral, it is a suspense thriller from the moment of the ambush to the strong man, to his burial, the story capture the reader imagination at all times.

 

Dominio de la economia mundial.

Los pueblos del Caribe y el imperio del norte.

Por Jose C. Novas.

El puerto de Veracruz en México fue invadido por un enorme batallon naval de la marina de Estados Unidos el 24 de Abril de 1914; el hecho podría parecer un caso fortuito, pero no lo fue, cuando un país poderoso decide atacar a otro débil, siempre habra un trasfondo, en este caso se buscaba el control del comercio mundial interoceanico; para que el lector tenga una idea de los antecedentes a ese hecho, en 1902 los puertos de Venezuela fueron bloqueados en acciones similares por una flota conjunta de barcos de guerra de varios países europeos, que entonces reclamaban a la patria de Bolívar el pago de su deuda externa.

En las acciones de 1902 se produjo una secuencia de eventos similares a los de Veracruz, y el 3 de Noviembre de 1903 con ayuda de Estados Unidos fue proclamada la independencia de Panamá con la presencia de un gran operativo de la marina de Estados Unidos en la zona del itsmo. Por ese favor, a Estados Unidos le fueron cedidos los derechos para la construcción del Canal de Panamá, obra que le dio un giro al panorama geopolítico de la región. Ese mismo año, a partir de Diciembre a la nacion dominicana le fue impuesto un cerco naval, mientras se debatia la aprobación o el rechazo de la Convención de 1907, instrumento legal que entregaria las aduanas del país a manos de colectores de Estados Unidos.

En lo que refiere al caso de Veracruz, un gran número de historiadores mexicanos alega en sus cronicas que la operación tuvo origen en el “incidente de Tampico”, ocurrido el 9 de Abril de 1914, cuando nueve marines llegaron en una lancha sin autorizacion hasta su puerto con pretexto de adquirir combustible y fueron arrestados por las autoridades mexicanas; la medida produjo un intercambio de notas, en las que la Legacion de Estados Unidos exigía la liberación de los prisioneros. Gobernaba México el presidente Victoriano Huertas, que en 1913 había dado un golpe de Estado al Presidente Francisco Madero y un día después de juramentado Huertas, Francisco Madero fue ejecutado junto a su vicepresidente José María Pino Suárez.

Cuando se produce la muerte de Madero, el mandato de Huertas, era apoyado por Estados Unidos y se hallaba amenazado por el avance revolucionario que dirigia desde el sur el guerrillero Emiliano Zapata y desde el norte Vetustiano Carranza, gobernador de Cohauilas. Cabe destacar que las multinacionales petroleras se habían instalado en la zona de Tampico en los tiempos del dictador Porfirio Díaz, a quien Francisco Madero había despachado hacia el exilio. Tenía el área de Tampico importantes inversiones petroleras de capital norteamericano.

El 20 de Abril de 1914 el Congreso en Washington fue requerido a una sesión de emergencia por el Presidente Woodrow Wilson, para la ocasión los congresista aprobaron la petición del gobernante para fuerzas navales entraran en acción en la bahia de Veracruz; al dia siguiente una flota del Atlántico Norte, dirigida por el almirante Henry T. Mayo, inicia el operativo de ocupación a Veracruz con mas de 60 buques y un total de 3 mil marines para el desembarco.

De los combates resultaron 19 soldados norteamericanos muertos y 71 heridos, mientras que por el lado mexicano cayeron 126 y 195 fuerron heridos, la ocupación de Veracruz duró seis meses y los hechos de Tampico podrían calificarse como la chispa que hizo estallar ese oscuro episodio de la historia mexicana, pero en el fondo la operación estaba movida por el Corolario de Roosevelt, que entro en vigencia después de la adquisición de las islas de Cuba y Puerto Rico en 1898 y el dominio de Las Filipinas en el pacifico; el paso siguiente fue asumir el dominio de los mares de la región del Caribe, para garantizar el flujo interoceánico, que permitió a Estados Unidos controlar de la economía global, como de hecho pasó a partir de 1900. Ese fue el verdadero motivo detrás de las incursiones norteamericanas en la zona del Caribe y en el puerto de Veracruz en 1914.

El incidente tuvo precedentes y paralelos, lo de Veracruz no fue mas que la repetición del embargo contra Venezuela en 1902, o el cerco naval a la nacion dominicana en 1903, la invasión de Nicaragua en 1911, la ocupación de Haiti en 1915 y la primera ocupación en 1916 a la República Dominicana

La aureola múltiple de Olivorio Mateo.

La aureola múltiple de Olivorio Mateo.

José C. Novas.

Olivorio Mateo fue un personaje que en el curso de su vida mostró varias facetas y dentro del contexto de la historia y cultura dominicana ocupa un lugar de importancia; su magnetismo arrastró miles de seguidores entre el mes de Septiembre de 1908 y el 27 de Julio de 1922, día que su cadáver fue exhibido por las fuerzas de ocupación en la ciudad de San Juan de la Maguana atado a una litera, los informaron que Olivorio Mateo murió en combate.

El maestro le llamaban, poseía influyente personalidad religiosa y se autoproclamó como enviado de Dios para una misión en la tierra; curandero por naturaleza que usaba plantas y raíces de la tierra para dar alivio a las enfermedades de los parroquianos sin cobrarle por sus servicios; además fue líder  campesino que exigía la repartición de tierra entre los que la trabajaban; los seguidores de Olivorio cultivaban los campos en forma de convite, su sistema era una especie de cooperativismo agrícola, porque las cosechas eran repartidas entre los participantes del convite, Olivorio además enfrentó con las armas la ocupación norteamericana partir de 1916.

En torno a su legado existen varios discursos y exponer todo lo referente a Olivorio ocuparía mucho espacio; a casi un siglo de su muerte, la circunstancia en que perdió la vida sigue  bajo la sombra de misterio y una nube de especulaciones. El 27 de Julio de 1922 los invasores mostraron el cadáver de Olivorio Mateo en San Juan y dijeron que murió en combate en la loma La Cotorra en la cordillera Central, en cambio, la tradición local afirma que su muerte se produjo en un lugar llamado el Hoyo del Diablo.

Un vistazo al mapa político de la provincia de San Juan revela que entre la Loma La Cotorra y el paraje Hoyo del Diablo hay una distancia considerable, lo que genera dudas sobre el lugar exacto en que mataron a Olivorio Mateo y cabe preguntarse ¿Como fue posible transportar el cadáver desde la Loma La Cotorra, cerca del pico Duarte, hasta San Juan de la Maguana sin que el cuerpo se descompusiera?

De ser cierta esa afirmación que dieron los invasores, hay que considerar que el transporte para la época era a caballo y a través de trillos y veredas, además, que esa zona de la cordillera es muy accidentada y tiene grandes precipicios.

El hecho de que no existían carreteras ni vehículos de motor que facilitaran los movimientos de un lugar a otro, lleva a la hipótesis de que Olivorio quizás fue capturado vivo y ejecutado, como ocurrió en 1918 con el cabecilla rebelde Vicente Evangelista en San Pedro de Macorís; Vicentico estaba bajo la custodia de los marines cuando se le aplicó “la ley de fuga”. En torno a la figura de Olivorio Mateo, aún persiste la creencia de que se trataba de un Mesías y hay los que abogan que, por su arraigo en la cultura dominicana, Olivorio sea declarado como patrimonio de la humanidad por la UNESCO.

Tweets Recientes
Siguenos