Escrutinio Digital

Colaboraciones

Elie Lescot, 29no. Presidente de Haiti

January 19, 2012 by admin in Colaboraciones, Temas Historicos with 0 Comments
Por Ramón Emilio Espínola.
Para nadie que estuviera enterado de la política haitiana de ese tiempo fue un secreto que la elección de Lescot se debió al dinero usado por el dictador dominicano Rafael Leónidas Trujillo para comprar los votos del Congreso de la Republica haitiana y así lograr la elección de su amigo.
Louis Elie Lescot nació el 9 de diciembre de 1883 y murió el 20 de octubre de 1974, hijo de una familia de la pequeña burguesía mulata de la nación, como tal llego a ser parte de la elite de hombres de piel clara de Haití y uso el clima existente durante la Segunda Guerra Mundial para arraigar lazos de amistad y poder con la clase política que dominaba los Estados Unidos de América en ese entonces.
Su administración tuvo grandes desaciertos producto de la grave situación que vivía el mundo de la época.
Lescot entro en la política después que su esposa falleció en 1911, fue electo miembro de la Cámara de Diputados dos años más tarde, o sea en 1913, después de pasar cuatro años en Francia durante los duros tiempos de la Ocupación Militar de los Estados Unidos decide regresar a su país donde ocupo posiciones políticas durante las administraciones de Borno y Vincent. Cuatro años después fue nombrado Embajador en la Republica Dominicana, o sea en Junio de 1934.
 Durante el tiempo en que Lescot fue representante haitiano en la capital dominicana, este logro penetrar los círculos intelectuales del país y caerle gracioso a muchos de los íntimos del dictador quien inmediatamente se sumo al grupo que le ofrecía ayuda y servicio al Embajador de Haití. Trujillo le dio dinero a manos llenas para que Lescot pudiera tener una vida muy holgada en Ciudad Trujillo, tan fuerte fue el apoyo económico del mandamás dominicano que cuando Lescot es trasladado de sede, o sea, es nombrado por el gobierno de Vincent como nuevo Embajador en Washington, Trujillo no cesa en su magnificencia económica hacia Lescot hasta el extremo de subvencionar casi todas las actividades sociales de este en la capital norteamericana, inclusive sus asuntos extracurriculares, y el “Jefe” dominicano lo hizo con gran soltura económica.
Trujillo con su dinero comprometía y amansaba su presa, el dominicano no era tonto, y este era el hombre que él quería para reemplazar al presidente Stenio Vincent, como sucedió luego.
 Los lazos de amistad que Lescot había tejido en Washington con la clase política norteamericana unido a sus vínculos económicos a los Estados Unidos fueron suficientes para que el diplomático haitiano consiguiera el apoyo tácito del Departamento de Estado para suceder en la presidencia de Haití a Stenio Vincent en 1941. Pero algunos sectores de la sociedad civil se oponían a su elección y como esta tenía que ser sancionada por el Congreso de Haití y algunos legisladores negros se oponían a que un mulato sucediera a otro mulato de extracción burguesa se produjo un tranque en su elección. Enterado Trujillo del problema político que suscitaba la candidatura de Lescot le mando a decir a su protegido que no se preocupara que dejara eso en sus manos y que estuviera seguro que el seria el próximo presidente de la Republica de Haití. Y en realidad así sucedió, el dinero del dictador dominicano compro conciencias y voluntades en el Congreso haitiano y cuando se llevo a cabo la votación final Lescot gano con 56 votos a su favor y solo dos en contra. El dinero de Trujillo se hizo sentir. El diputado Max Hudicourt manifestó que el margen de victoria se debió a la intimidación de que fueron víctimas algunos legisladores y a la compra de voluntades de otros. En conclusión el dinero de Trujillo hizo presencia y su presencia fue clave para la elección de Lescot como presidente de Haití.
Lescot rápidamente se movió para consolidar el control del aparato del Estado, nombrándose a sí mismo como Jefe militar de La Garde y nombrando personas de su clase social y de piel clara como prominentes miembros de su gobierno entre los cuales estaba su propio hijo, estas acciones lo distanciaron de las grandes masas populares te tez negra.
Después del bombardeo japonés a la base norteamericana en el puerto de Pearl Harbor, su gobierno declaro la guerra a las Potencias del Eje en un esfuerzo de complacer a los Estados Unidos y a su homologo dominicano quien aunque tenía cierta simpatías por Hitler apoyo la política norteamericana al respecto. Su gobierno al igual que el de Trujillo ofreció protección a los judíos de Europa. En 1942, Lescot aconsejado por Trujillo para que aprovechara la coyuntura de la guerra, sostuvo que el necesitaba suspender las garantías constitucionales por la situación de inseguridad que vivía el mundo y pidió al parlamento que le otorgara poderes ilimitados para conducir el país. Muchos se opusieron y los que se opusieron fueron perseguidos, torturados y vigilados por los cuerpos de seguridad del Estado.
Como resultado del bloqueo de las Potencias del Eje sobre el caucho que provenía de Madagascar y otras partes del Lejano Oriente y que era tan necesario en la fabricación de pertrechos para la guerra, Lescot ofreció su país para la siembra de esta importante planta. En consecuencia el gobierno norteamericano estuvo de acuerdo e inmediatamente se agilizo un préstamo para la republica caribeña  de cinco millones de dólares en 1941 por parte del Banco de Exportaciones e Importaciones con sede en Washington para el desarrollo del programa que fue llamado Société Haïtiano-Américane de Développement Agricole (SHADA) el cual estuvo manejado por el agrónomo norteamericano Thomas Fennell.
SHADA comenzó la producción de caucho en el mismo 1941 con fuerte apoyo militar de parte de los Estados Unidos. Para el año de 1943 ya había un estimado de 47,177 acres unos (190.92 Km2) sembrados de cryptostegia una planta considerada la que mas goma cautica produce. Al final el programa llego a tener unos 100,000 acres cultivados de esta planta lo cual privo de los cultivos esenciales a toda la parte norte de Haití, creando hambruna y miseria.
Los agricultores haitianos fueron forzosamente obligados a abandonar sus tierras cultivables para dar paso al incremento de este programa de guerra.
Cerca de un millón de árboles frutales fueron desmontado solo en el área de Jeremie al igual que las casas de los campesinos fueron arrasadas. El Ministro de Agricultura, Maurice Dartigue escribió a Fennell pidiéndole que respetara “la mentalidad y los legítimos intereses del campesinado haitiano”. Pero la naturaleza se encargo del resto, las sequias ayudaron a que el programa no tuviera el éxito deseado.
Uno de los mayores problemas que confronto el programa SHADA fue que este fue criticado por los contribuyentes norteamericanos por no obtener los resultados deseados. El gobierno de los Estados Unidos solo ofreció la suma de $175,000 dólares para compensación de los campesinos expropiados y propuso la inmediata cancelación del programa.
El Presidente Lescot enérgicamente hizo campaña a favor de este proyecto agronómico sosteniendo que el mismo modernizaría el agro haitiano y robustecería las relaciones y el comercio con los Estados Unidos de América, pero al ver el fracaso del mismo no le quedo otra alternativa que admitir que la terminación de SHADA crearía grandes problemas sociales en el área y dejaría sin empleo a más de 90,000 personas, sosteniendo que eso hundiría la economía del país y su propia imagen política. En consecuencia en una forma de salvar su carrera política pidió a la Rubber Development Corporación que se mostrara compasivo con el programa y que lo fuera eliminando gradualmente hasta llegar al término de la guerra y así evitar grandes dificultades sociales para el país, pero sus deseos fueron rechazados tajantemente por los norteamericanos.
En los momentos más culminantes de la campaña submarina de Hitler en el Mar Caribe y en el Atlántico, los marineros y pescadores de la República de Haití se agruparon para constituir un cuerpo de auxilios, a fin salvar a los marineros que eran víctimas de torpedeamientos en los mares tropicales.
Los supervivientes de los ataques submarinos eran recogidos por barcos pesqueros y de la patrulla naval de este cuerpo de auxilios, condicionados a los puertos haitianos y asistidos cuidadosamente en cuarteles militares, escuelas y casas particulares.
Fueron salvados y atendidos hasta que recobraron la salud, más de 300 náufragos. Una vez más dio Haití un ejemplo sensacional del modo cómo estuvo ayudando a las demás Naciones hasta el límite de sus recursos.
La organización del cuerpo de salvamentos fue caso típico de las actividades que emprendió este país, en armonía con su actitud respecto a la lucha mundial contra los afanes hegemónicos y racistas de las Potencia del Eje.
Con su gobierno casi en la bancarrota con una economía prácticamente en el suelo el presidente Lescot pidió infructuosamente a los Estados Unidos por una moratoria en el pago de su deuda, esto no fue posible y se agrego otro ingrediente peligroso para la estabilidad del gobierno haitiano.
Trujillo estaba disgustado con su pupilo al que él hizo elegir presidente, en 1943 la relación entre los dos mandatario era muy mala y el dictador dominicano era un hombre muy peligroso  que nunca olvidaba cuentas por pagar.
En octubre de 1944, Trujillo ofreció 30,000 dólares y armas a una banda de 15 haitianos para asesinar a Lescot, el complot fallo y las armas que eran parte de un convenio entre la Republica Dominicana y Haití fueron devueltas a suelo dominicano.
Lescot cancelo las elecciones de 1945 en un esfuerzo por mantenerse en el poder pero Trujillo se la tenía guardada para cobrársela cuando menos el mandatario haitiano lo pensara, el dominicano vacio su archivo personal y saco a relucir toda la correspondencia recibida de Lescot donde el mandatario haitiano se mostraba como una marioneta del dictador dominicano, en muchas de las cartas se le daba las gracias a Trujillo por su magnanimidad económica y por lo que este había hecho en el favor del haitiano para comprar peldaños en su carrera política.
La prensa haitiana e internacional se hizo eco de estas denuncias y la sociedad civil haitiana empezó a atacar a su gobernante.
La oposición empezó a atacar la ineptitud del presidente al mantener en puestos ministeriales a incapaces miembros de la burguesía de piel clara en contra de los negros del país.
También se le acuso de nepotismo al mantener a su hijo en una posición ministerial al igual que a otros miembros de su entorno familiar.
Fue el propio Lescot quien ayudo al ambicioso Paul E. Magloire haciéndolo Comandante de la Policía Nacional y luego al poco tiempo lo nombro Jefe de la Guardia Presidencial.
Lescot siguió cometiendo errores político, ya no tenía a Trujillo a su lado para comprar voluntades, en esta ocacion con el apoyo y el santiguamiento de la Iglesia Católica Romana para complacer a estos y a su clase social emprendió una campaña contra la religión vernácula del pueblo el Voudou, en todas las iglesias se quemaron esfinges de deidades de este sincretismo religioso al igual que artefactos usado para el ceremonial en un auto-da-fe. Alfred Metraux un antropólogo francés que visitaba Haití por esos momentos se sintió alarmado de la posibilidad de que en el país desapareciera la cultura vernácula del pueblo. El urgió a un joven escritor de nombre Jacques Roumain para que escribiera la historia del Voudou y ambos recorrieron todo el territorio nacional y como resultado de esto Roumain fundó el Bureau de Etimología, con el reconocido intelectual e historiador Dr. Jean Price Mars como su director. Roumain salvo importantes colecciones sobre el folklore y los ritos del Voudou de las llamas de la nueva inquisición eclesiástica.
Uno de los primeros miembros del Bureau de Etimología fue Lorimer Denis quien en septiembre de 1942 se convirtió en asistente del director. Esta organización le ofreció a los intelectuales nacionalistas una nueva plataforma de lucha. Un día llego hasta las oficinas del Bureau a ofrecer sus servicios un oscuro medico que luego se haría sentir llamado François Duvalier se inscribió en este movimiento. El orgullo a la negritud era la consigna.
Para comprender el “Vudú” primero hay que comprender la cultura que le dio nacimiento y fuerza popular, observemos:
La palabra vudú (o vodun) viene del dialecto Yoruba que significa “misterio”. Esta religión proviene de Africa del Oeste de donde fue llevada a Haití por los esclavos. Ya en la isla se mezcla con el cristianismo francés y se crea el vudú. Esta creencia se encuentra basada en la adoración de “loas” o “espíritus”; muchos de ellos resultado de una mezcla con los santos cristianos.
La creencia en la magia en ese país es tal que existen párrafos en su legislación que hablan de las penas que se deberán imponer a las personas que por ejemplo “zombifiquen” a alguien.
En 1944 un grupo de soldados negros de baja graduación forman una rebelión con el deseo expreso de derrocar a Lescot, pero el movimiento falla y de los arrestados sietes fueron ejecutados sin ningún tipo de juicio ni corte marcial.
El mismo año de 1944 Lescot extiende el periodo presidencial de cinco años a siete. En 1946 fuertes manifestaciones de oposición barren todo el territorio de la republica, líderes del movimiento de la negritud, al igual que marxistas y populistas se unen para derrocar a Lescot.
Grandes multitudes protestan frente a las puertas del Palacio Nacional, trabajadores se declaran en huelga y las residencias de los empleados gubernamentales de altos rangos fueron saqueadas sin contemplaciones por las masas enardecidas. Lescot trato de usar La Garde para romper las manifestaciones pero los militares se opusieron.
Otro de los problemas de Lescot fue la creación de un gobierno enteramente mulato. Otra significante desventaja para este, fue que su gobierno dominando por los mulatos tenía un gran desdén por las grandes mayorías negras del país. Todos los puestos claves del Estado estaban en manos de hombres de tés clara. También él creó una gran desconfianza entre las fuerzas de La Garde mayoritariamente compuesta en sus rangos inferiores por hombres de piel negra
En 1946 fieras manifestaciones estudiantiles en Puerto Príncipe produjeron que el estado de orden se resquebrajara. Lescot ordeno a La Garde a que actuara en contra de los manifestantes, los militares simplemente le dijeron no, esta actitud de los militares convenció a Lescot y su gabinete que habían perdido el poder y simplemente huyeron hacia el exilio.
Debido a los hechos sucedidos los militares tomaron control del poder y formaron  una junta militar de tres miembros que término para siempre con la primacía política de Lescot.
La revolucion de 1946
La llamada Revolucion de 1946 constituyo un elemento prácticamente nuevo en la historia de Haití, La Garde asumió el poder como una institución monolítica, no como un instrumento de comandantes particulares. Los miembros de la junta, conocida como el Comité Ejecutivo Militar (Comité Exécutif Militaire) donde el Comandante de La Garde Coronel Franck Lavaud, Mayor Antinoe Levelt y Paul E. Magloire Comandante de la Guardia Presidencial entendieron la forma tradicional del ejercicio del poder en el país, pero con todo eso le falto a los tres el entendimiento propio para comprender los graves problemas de la nación y que ellos eran simplemente un puente de transición hacia un gobierno civil. Los militares de la Junta exploraron diferentes vías con el propósito de mantenerse en el poder, pero el clamor publico de toda la sociedad civil no se hizo esperar y actuó rápidamente haciendo sentir su voz de desesperación y protesta mediante manifestaciones políticas en contra de la Junta y en apoyo de los potenciales candidatos a la primera magistratura de la nación, estas protesta doblaron el ánimo y la conciencia de los que en ese momento tenían control de la cosa pública y los forzó a hacer realidad la promesa de los militares cuando se hicieron cargo del poder.
Haití eligió su Asamblea Nacional in Mayo de 1946.  Dicha Asamblea fue convocada para el 16 de Agosto de ese mismo año para seleccionar un presidente para la republica haitiana, interesante coincidencia ese mismo día celebraría la Republica Dominicana su fiesta  restauradora de  los fueros conculcados por el imperio español en 1861.
Los candidatos principales para ocupar la posición de presidente de la republica eran Dumarsais Estime, un maestro de escuela, miembro de la asamblea y parte del gabinete del presidente Vincent; los otros eran Félix d’Orleans Juste Constant, líder del Partido Comunista Haitiano (Parti Communiste d’Haiti-PCH) y el ex comandante Calixte de La Garde, quien se postulaba bajo la bandera del liberalismo y era apoyado por una coalision de fuerzas que incluía El Movimiento de los Trabajadores Agrícolas (Mouvement Ouvrier Paysan-MOP.
El MOP decidio apoyar a Calixte en vez de hacerlo con candidato propio porque el líder de esta parcela política Daniel Fignole solo tenía veinte seis años y los preceptos constitucionales prohibían que una persona de esa edad ocupara la primera magistratura de la nación.
Este trabajo corresponde al capitulo en que se detalla la relacion entre Lescot y Trujillo y es parte de un nuevo libro titulado:
LAS DIFICULTADES POLITICAS
DE LOS GOBERNANTES HAITIANOS
DURANTE LA DICTADURA DE TRUJILLO
1930 – 1961

Tagged

Related Posts

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Tweets Recientes
Siguenos