Escrutinio Digital

Aprender con la Historia

Atrocidades durante la ocupación 1916-1924.

 

Atrocidades durante la ocupación 1916-1924.
 
El pueblo dominicano sabe que durante la ocupación de 1916 a Cayo Báez lo torturaron con un hierro caliente y la imagen suya que recorrió el mundo no deja dudas, de igual modo sabemos los dominicanos que al respetable poeta Fabio Fiallo lo vistieron de presidiario para exhibirlo barriendo las calles de la ciudad primada en una forma clara para degradarlo, como castigo por su abierta oposición a la presencia de tropas extranjeras en la patria que reclamaba que era suya.
Pero esos fueron sólo dos casos de los miles de abusos a los que fueron sometidos los dominicanos durante los ocho años de la presencia militar norteamericana en nuestro país. La represion sobrepasaba los límites de lo tolerable, por ejemplo dos empresarios venezolanos que tenían inversiones en los medios de prensa y que fueron deportados por expresar opiniones contra de la ocupación.
Tan despotica era la actitud del gobierno militar frente a los periodistas Horacio Blanco Frombona y Manuel Flores Cabrera, que cuando estos solicitaron se les permita llevarse los bienes que poseían en el pais, la respuesta de los invasores fue “no los enviamos desnudos para que ello no se constituya en una vergüenza para las autoridades de ocupación”. La represión invasora evolucionó con el paso del tiempo y pasó a ejecutar el crimen callejero.
Los casos llegaron a miles, en Villa Duarte por ejemplo, la casa del general Ramón Batista fue asaltada por una patrulla extranjera y sin mediar palabras, lo acribillaron. La seguridad de Batista respondió al ataque de los marines y a consecuencia cayeron dos de ellos. El tiroteo en Pajarito atrajo un número de curiosos a lugar y minutos despues aumentó la tragedia porque al llegar refuerzos de los marines abrieron fuego contra la multitud alli congregada matando a varias personas e hiriendo a otros, entre los muertos hubia mujeres y menores.
Lo que ocurrió en el Café Polo Norte ubicado en la calle Las Mercedes es inenarrable, una patrulla invasora exaltada y presa de temor mató allí a tres personas, entre los que había un menor, el motivo, segun los marines, el incidente se origina porque sonaron disparos en la zona. Pero la crueldad criminal mas inhumana se produjo en la aldea de Hato Mayor y no tuvo limites. Ante la mirada atónita de los residentes de aquel lugar fue ahorcado el maestro y líder campesino Fidel Ferrer, quien tras su captura fue llevado hasta el parque del pueblo, lo ahorcaron y allí dejaron colgado su cuerpo con el propósito de dar un escarmiento a los pobladores de la zona. Pero hubo más ese poblado, el agricultor José María Rincón fue a la botica del lugar a comprar medicinas para curar a un hijo que de forma accidental se había herido; Rincón fue arrestado bajo sospecha de que colaboraba con los rebeldes que operaban en las montañas y como castigo lo amarraron a un caballo, fue arrastrado por las calles hasta que perdió el conocimiento y expiro.
El cuerpo sin vida de José María Rincón luego fue colgado en un arbol a la entrada de Hato Mayor para que también sirviera de escarmiento a los guerrilleros que operaban por aquellos predios. La gente de Hato Mayor vió más, con los casos del inmigrante sirio Agapito José y del agricultor Cipriano Alarcón que fueron ejecutados en plena calle y frente a un grupo de parroquianos, estas ejecusiones constituyeron actos de crueldad sin precedentes y estan amplieamente documentadas en el reporte de la Comision McCormick en los archivos del Senado de Estados Unidos.

Notice: Undefined variable: args in /home/cnovas2k/escrutiniodigital.com/wp-content/themes/volt/functions.php on line 227

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Tweets Recientes
Siguenos