Escrutinio Digital

Author Archives

EL ORIGEN DE UNA CASTA PERVERSA.

El origen de una casta perversa..

Por José C. Novas.

La democracia desde su origen nació retorcida, en la antigua Grecia tenían derecho a elegir o ser elegidos los nobles, las clases menos afortunadas no participaban del sistema político helénico y uno de sus grandes filósofos planteaba que “la única esclava del hombre pobre era su mujer”. Democracia y perversidad caminaron siempre de la mano.

El 16 de agosto de 1966 se juramentó en el poder el Dr. Joaquín Balaguer, sus alabadores dicen que allí inició un periodo de transición democrática que se conoce como “Los doce años”, gestión paradójica, porque fue una combinación de crímenes, atropellos, fraudes electorales, represión policial, bandas organizadas, deportaciones, corrupción, privilegios y enriquecimiento de políticos profesionales.

Mientras aquello ocurría, el gobierno reclamó para sí que se vivía un clima de libertad y democracia “sin injusticias ni privilegios”; su lider Joaquín Balaguer emprendió una serie de obras públicas de importancia capital para el país. La etapa fue una combinación de lo bueno y lo malo al mismo tiempo, tendencia común entre los dictadores tradicionales, en este caso, Balaguer fue señalado como “el déspota ilustrado” por sus detractores.

No por casualidad el clamor popular calificó a Balaguer como artífice del neotrujillismo o sea, que retrajo el régimen desaparecido, pero sin Trujillo. Entre los hechos políticos de esa etapa y la historia reciente, hay aspectos paralelos que merecen el análisis de siquiatras, pensadores, sociólogos e historiadores, porque lo ocurrido incidió en la conducta de los jóvenes de esa generación, los mismos que hoy deciden y moldean el destino, también retorcido del país.

Fue por aquellos días que brotaron signos de la influencia cultural foránea muy nociva. Por un lado, se pusieron de moda entre nosotros corrientes musicales de otras latitudes, modas y tendencias en el estilo al vestir y aparecieron los vicios alucinantes. Cobraron fuerza las corrientes políticas extrañas y se formaron grupos de izquierda abanderados en el comunismo o el socialismo, integrados por jóvenes, notoriamente apartados de los principios de esas tendencias filosóficas, porque mientras se proclamaban fervientes activistas, disfrutaban los estilos capitalistas, y luego demostraron que eran zorros vestidos de corderos.

Llegaron las modas del pelo largo, los afros, pantalones campanas y los zapatacones por citar algunos; recuerdo que en esos días abrió en el sector San Gerónimo la discoteca “People”, a poca distancia de la Universidad Autónoma de Santo Domingo, era una locura aquel centro de diversión, una nube de humo de cigarrillos, música estridente y destellos de luces que, combinado al efecto de las bebidas alcohólicas, volvían loco a cualquier parroquiano.

La radio fue dominada por un locutor que vino desde el exterior, llamado Jo Jo Pérez, que tenía por las tardes un programa de música “disco” que muchos sintonizaban, pero pocos entendían porque casi todo era en inglés. Pérez impuso a nuestro lenguaje la palabra “discJokey”. Mas tarde, a consecuencia de aquella corriente, fue organizado el festival “Embro 70″, que tomó por escenario la playa de Manresa y pretendía ser una réplica pequeñísima de lo que fue el festival Woodstock, en Nueva York.

Los organizadores de “Embro 70″ esperaban un éxito similar al de “Woodstock”, pero en Santo Domingo y la iniciativa fue un fracaso que terminó en controversia y las autoridades tuvieron que intervenir y suspenderla. A la playa de Manresa llegaron cientos de jóvenes extranjeros, mayormente de Estados Unidos, con intención de darle rienda suelta a sus bajos instintos, pensaron que en el país no había moral, ni restricciones y se equivocaron.

El plan era festejar sin reglas por una semana, pero los dos primeros días transcurrieron en medio de una juventud borracha, endrogados, bailando sin control, haciendo el amor al aire libre y cambiando de parejas, durmiendo a la intemperie, orinando y defecando donde pudieran hasta que apareció un regimiento de la Policía Nacional que desmanteló aquella locura que, sin dudas, fue el arranque a gran escala de gente influenciada por la perversidad desenfrenada, que se pretendía extender a otras ciudades.

No todo terminó con la suspensión de Embro 70 y lo que pasó después tomó otra dirección; la discoteca “People” se mantuvo abierta y tuvo un efecto multiplicador hacia la perversión de miles de estudiantes, hasta que los cuerpos docentes de la UASD protestaron y el centro fue cerrado. Pero parece que ya era tarde, el éxito económico de la discoteca “People” hizo que surgieran otras y abrieron “El Disco Club Universitario” y “El Almendrón”, las bebederas y bailaderas continuaron. Ambos centros se nutrían de los estudiantes universitarios, que entonces le llamaban “mataderos”.

Las francachelas cerca de la zona universitaria ampliaron su terreno con la apertura de la discoteca “Mona Lisa”, en la avenida Máximo Gómez, a sólo cuadras de la universidad y en las narices del presidente de la república, pues estaba casi frente a la residencia de Balaguer. Este centro era muy frecuentado por los estudiantes universitarios, un lugar “sui generis” porque no tenía luces en su salón de baile. Imaginen las historias que salieron del Mona Lisa; hay una que no se si fue real, pero dice que una vez alguien pidió fósforos a un bailador del lugar para encender un cigarrillo, y que éste le contestó: “Vete y cógelo, que están en los bolsillos mis pantalones”.

Muchos dominicanos que hoy caminan como “funcionarios honorables” y hasta políticos que aspiran dirigir el pais, eran clientes de esos negocios. Algunos ahora son profesionales, dirigentes de partidos, o empresarios frecuentaban a esos lugares; no es necesario mencionar sus nombres, el propósito de esta nota no es remover trapos sucios, pero a quien le sirva el traje, que se lo ponga, que el árbol que nace torcido, nunca su rama endereza”.

AMBUSHED AND RIDDLED. The assassination of a fierce dictator.

 

GOOD NEWS, AVAILABLE IN AMAZON.COM

Book about the assassination of dictator Rafael L.Trujillo.

“Ambushed and Riddled” is a story or the ambush took place on May 30, 1961, episode that changed forever the Dominican society. The nature of Trujillo’s regime and the complexity of the conspiracy led to discrepancies among scholars as this subject is discussed.

“Ambushed and Riddled. The assassination of a fierce dictator” is a recreation intended to approach aspects related to the death of the fierce Dominican ruler. The work is a chronology, of the dictator schedule on May 30, 1961, based on accounts and testimonies; also reveal that Trujillo and his family knew about the conspiracy, but did nothing to avoid the tragedy.

The book explore the dictator private and public wake and funeral, it is a suspense thriller from the moment of the ambush to the strong man, to his burial, the story capture the reader imagination at all times.

 

Ambushed and Riddled. The assassination of a fierce dictator.

GOOD NEWS, AVAILABLE IN AMAZON.COM

AMBUSHED AND RIDDLED. THE ASSASSINATION OF A FIERCE DICTATOR.

Book about the assassination of dictator Rafael L.Trujillo.

“Ambushed and Riddled” is a story or the assault took place on May 30, 1961, this episode changed forever the Dominican society. The nature of Trujillo’s regime and the complexity of the conspiracy led to discrepancies among scholars as this subject is discussed.

“Ambushed and Riddled. The assassination of a fierce dictator” is a recreation intended to approach aspects related to the death of the fierce Dominican ruler. The work is a chronology, of the dictator schedule on May 30, 1961, based on accounts and testimonies; also reveal that Trujillo and his family knew about the conspiracy, but did nothing to avoid the tragedy.

The book explore the dictator private and public wake and funeral, it is a suspense thriller from the moment of the ambush to the strong man, to his burial, the story capture the reader imagination at all times.

 

Dominio de la economia mundial.

Los pueblos del Caribe y el imperio del norte.

Por Jose C. Novas.

El puerto de Veracruz en México fue invadido por un enorme batallon naval de la marina de Estados Unidos el 24 de Abril de 1914; el hecho podría parecer un caso fortuito, pero no lo fue, cuando un país poderoso decide atacar a otro débil, siempre habra un trasfondo, en este caso se buscaba el control del comercio mundial interoceanico; para que el lector tenga una idea de los antecedentes a ese hecho, en 1902 los puertos de Venezuela fueron bloqueados en acciones similares por una flota conjunta de barcos de guerra de varios países europeos, que entonces reclamaban a la patria de Bolívar el pago de su deuda externa.

En las acciones de 1902 se produjo una secuencia de eventos similares a los de Veracruz, y el 3 de Noviembre de 1903 con ayuda de Estados Unidos fue proclamada la independencia de Panamá con la presencia de un gran operativo de la marina de Estados Unidos en la zona del itsmo. Por ese favor, a Estados Unidos le fueron cedidos los derechos para la construcción del Canal de Panamá, obra que le dio un giro al panorama geopolítico de la región. Ese mismo año, a partir de Diciembre a la nacion dominicana le fue impuesto un cerco naval, mientras se debatia la aprobación o el rechazo de la Convención de 1907, instrumento legal que entregaria las aduanas del país a manos de colectores de Estados Unidos.

En lo que refiere al caso de Veracruz, un gran número de historiadores mexicanos alega en sus cronicas que la operación tuvo origen en el “incidente de Tampico”, ocurrido el 9 de Abril de 1914, cuando nueve marines llegaron en una lancha sin autorizacion hasta su puerto con pretexto de adquirir combustible y fueron arrestados por las autoridades mexicanas; la medida produjo un intercambio de notas, en las que la Legacion de Estados Unidos exigía la liberación de los prisioneros. Gobernaba México el presidente Victoriano Huertas, que en 1913 había dado un golpe de Estado al Presidente Francisco Madero y un día después de juramentado Huertas, Francisco Madero fue ejecutado junto a su vicepresidente José María Pino Suárez.

Cuando se produce la muerte de Madero, el mandato de Huertas, era apoyado por Estados Unidos y se hallaba amenazado por el avance revolucionario que dirigia desde el sur el guerrillero Emiliano Zapata y desde el norte Vetustiano Carranza, gobernador de Cohauilas. Cabe destacar que las multinacionales petroleras se habían instalado en la zona de Tampico en los tiempos del dictador Porfirio Díaz, a quien Francisco Madero había despachado hacia el exilio. Tenía el área de Tampico importantes inversiones petroleras de capital norteamericano.

El 20 de Abril de 1914 el Congreso en Washington fue requerido a una sesión de emergencia por el Presidente Woodrow Wilson, para la ocasión los congresista aprobaron la petición del gobernante para fuerzas navales entraran en acción en la bahia de Veracruz; al dia siguiente una flota del Atlántico Norte, dirigida por el almirante Henry T. Mayo, inicia el operativo de ocupación a Veracruz con mas de 60 buques y un total de 3 mil marines para el desembarco.

De los combates resultaron 19 soldados norteamericanos muertos y 71 heridos, mientras que por el lado mexicano cayeron 126 y 195 fuerron heridos, la ocupación de Veracruz duró seis meses y los hechos de Tampico podrían calificarse como la chispa que hizo estallar ese oscuro episodio de la historia mexicana, pero en el fondo la operación estaba movida por el Corolario de Roosevelt, que entro en vigencia después de la adquisición de las islas de Cuba y Puerto Rico en 1898 y el dominio de Las Filipinas en el pacifico; el paso siguiente fue asumir el dominio de los mares de la región del Caribe, para garantizar el flujo interoceánico, que permitió a Estados Unidos controlar de la economía global, como de hecho pasó a partir de 1900. Ese fue el verdadero motivo detrás de las incursiones norteamericanas en la zona del Caribe y en el puerto de Veracruz en 1914.

El incidente tuvo precedentes y paralelos, lo de Veracruz no fue mas que la repetición del embargo contra Venezuela en 1902, o el cerco naval a la nacion dominicana en 1903, la invasión de Nicaragua en 1911, la ocupación de Haiti en 1915 y la primera ocupación en 1916 a la República Dominicana

La aureola múltiple de Olivorio Mateo.

La aureola múltiple de Olivorio Mateo.

José C. Novas.

Olivorio Mateo fue un personaje que durante el curso de su vida mostró varias facetas, dentro del contexto de la historia y cultura dominicana ocupa un lugar de importancia; su magnetismo mistico arrastró miles de seguidores entre el mes de Septiembre de 1908 y el 27 de Julio de 1922, día que su cadáver fue exhibido por las fuerzas de ocupación de Estados Unidos en la ciudad de San Juan de la Maguana, amarrado a una litera, los imarines nformaron que Olivorio Mateo habia muerto en un combate.

Le llamaban el maestro y poseía influyente personalidad religiosa que lo hizo autoproclamarse como enviado de Dios para una misión en la tierra; fue un curandero por naturaleza, que usaba plantas y raíces de la tierra para darle alivio a las enfermedades de los parroquianos y se negaba a cobrar por sus servicios; Olivorio además fue un líder campesino que exigía al gobierno dominicano la repartición de tierra entre los campesinos para que la trabajaran; los seguidores de Olivorio cultivaban los campos en una forma colectiva que llamaban convite, un sistema que eracomo una especie de cooperativismo agrícola, porque al recoger las cosechas eran repartidas entre los participantes en las siembras.  Olivorio además fue un rebelde que enfrentó con las armas las fuerzas de ocupación norteamericana partir de 1916.

En torno al legado de Olivorio existen varios discursos y exponer todo lo referente a su figura ocuparía mucho espacio en un articulo; al aproximarse un siglo de su muerte, la circunstancia en que Olivorio perdió la vida sigue siendo como la sombra de un misterio cubierno por una nube de especulaciones. El 27 de Julio de 1922 los comandantes invasores de la ciudad de San Juan de la Maguana mostraron el cadáver de Olivorio Mateo y manifestaron que murió en combate en la loma La Cotorra en la cordillera Central, en cambio, la tradición local afirma que su muerte se produjo en un lugar llamado el Hoyo del Diablo de esa provincia.

Un vistazo al mapa político provincial de San Juan revela que entre la Loma La Cotorra y el paraje Hoyo del Diablo hay una distancia considerable, lo que amparados en la logica genera dudas sobre el lugar exacto donde mataron a Olivorio Mateo y cabe preguntarse ¿Como fue posible transportar su cadáver desde la Loma La Cotorra, cerca del pico Duarte, hasta San Juan de la Maguana sin que el cuerpo se descompusiera?

De ser cierta esa afirmación que al momento dieron los invasores, hay que considerar que el transporte para la época era a caballo y a través de trillos y veredas estrechas, además, que esa zona de la cordillera es muy accidentada y que presenta grandes precipicios.

El hecho de que no existían carreteras ni vehículos de motor que pudieran facilitar los movimientos de un lugar a otro, lleva a la hipótesis de que Olivorio quizás fue capturado vivo y poateriormente ejecutado, como ocurrió en 1918 en San Pedro de Macoris con el cabecilla rebelde Vicente Evangelista; Vicentico se encontraba bajo la custodia de los marines cuando se le aplicó “la ley de fuga” y lo asesinaron. En torno a la figura de Olivorio Mateo, aún persiste la creencia de que se trataba de un Mesías y existen los que abogan que, por su arraigo en la cultura y el mistisismo en Republica Dominicana, Olivorio sea declarado como patrimonio de la humanidad por la UNESCO.

Gregorio Urbano Gilbert: El héroe que defendió sólo la soberanía.

Gregorio Urbano Gilbert y el mes de la patria.

El héroe que defendió sólo la soberanía.

Por José C. Novas.

Siendo un adolescente, Gregorio Urbano Gilbert, decidió cargar en forma solitaria con la dignidad del pueblo dominicano, fue talvez una acción temeraria en defensa de la soberanía nacional, ejecutada en una edad en la que muchos no medimos las consecuencias.

El país estaba oficialmente ocupado por tropas de Estados Unidos, pero a Macorís aún no habían llegado los invasores, al  enterarse sobre la presencia de las tropas en la ciudad de San Pedro, que arribaron en enero de 1917, Gregorio Urbano Gilbert acudió donde los comprometidos con un plan de resistencia previamente estipulado, pero resultó que al momento de la verdad, nadie parecía estar dispuesto a defender la patria mancillada, por lo que Gilbert tomó la decisión de hacerlo él sólo.

Con 17 años de edad, armado con revólver y diez cápsulas, se lanzó el 10 de enero de 1917 contra el poderío de mayor recurso bélico del mundo, vestido con pantalones cortos sorprendió a la institución naval más agresiva del planeta. Decidido a entregar su vida, Gilbert llegó hasta un grupo de marines que almorzaba sobre la cubierta de un barco de guerra, anclado en muelle de San Pedro Macorís.

Como el audaz joven no esperaba sobrevivir su hazaña, se echó al bolsillo una nota que decía: “Muero, pero muero satisfecho, porque es un acto de protesta contra la invasión de mi patria por fuerzas extranjeras”. ¡Viva la República Dominicana!

En medio de aquel ataque murió el teniente James K. Bolton y resultó herido el capitán John R. Henley, según establece una nota que envió desde la Legación en Santo Domingo el Embajador William Russell al Secretario de Estado en Washington Robert Landsing.

La respuesta a la acción Gilbert fue instantánea, sobre el audaz dominicano, los invasores lanzaron una monumental andanada con ráfagas de ametralladoras y no se sabe que fuerza protegió al héroe solitario, pero lo cierto fue que se escapó de la escena bajo una lluvia de tiros, sobrevivió el episodio que marcó el inicio de una vida de intensas luchas dentro y fuera del país, a favor de las causas por la libertad de los pueblos de América.

Gregorio Urbano Gilbert dejó escrito un testimonio sobre este asalto y las batallas de su vida, ese libro no ha sido reeditado y quizás por ello se mantiene al héroe en el olvido, sospecho que se deba a su condición de clase lo que ha marcado como a otros en su histórico destino, aun cuando muchos reconocemos que su legado lo coloca en la estirpe de los grandes del bronce y el mármol. La gloria le pertenece a Gregorio Urbano Gilbert.

 

Crónica de los migrantes de Duvergé a la ciudad de Jimaní

Crónica de los migrantes de Duvergé a la ciudad de Jimaní .

Por José C. Novas.

La ciudad de Jimaní fue declarada común cabecera de la provincia Independencia en 1950, la medida llegó como parte de la llamada “dominicanización fronteriza” convertida en ley por el Congreso Nacional en 1943. La común cabecera había sido reclamada por los residentes de Duvergé, que entendían por diversas razones eran los merecedores de tal privilegio. Por motivos estratégicos se impuso la voluntad del generalísimo, el cual favoreció que Jimaní recibiera la designación.

A partir de la aprobación de la ley Jimaní fue elevado a municipio y el gobierno inició una serie de edificaciones para albergar oficinas públicas, se construyeron viviendas, calles con aceras y contenes, un acueducto, un hospital, un hotel, una iglesia y un parque. Entre las oficinas públicas resaltaban el edificio de la cámara de comercio, el palacio de justicia, el ayuntamiento, la gobernación, la oficina de correos, la de aduanas y una residencia particular en la que se alojaba el dictador cuando visitaba la zona.

Pero hacia falta en Jimaní un personal adecuado para ocupar los cargos públicos que la común cabecera ofrecía y ese papel lo llenó en gran medida una migración procedente de Duvergé, conocida como Las Damas. Al momento que Jimaní fue elevada a ciudad cabecera, el nivel de la educación de Duvergé estaba por encima de lo que había logrado Jimaní, por ello desde Duvergé emigraron mecanógrafos, taquígrafos, oficinistas, maestros, choferes, sastres, fotógrafos y obreros de las diversas manualidades.

Dice un refrán que “honrar honra”, por eso en lo personal pienso que el pueblo de Jimaní tiene una deuda de gratitud con la migración de dameros llegados a raíz de su designación como cabecera de la provincia Independencia. Muchos de los que emigraron lo hicieron con sus familias y los solteros posteriormente se casaron con nativas o nativos de Jimaní, por eso abunda en ese pueblo apellidos que originalmente estaban arraigados en Duvergé.

Son comunes en Jimaní los apellido Moquete, Heredia, Pérez, Medrano, Jiménez, Vólquez, Medina y otros tradicionales del municipio de Duvergé. Tuvo Jimaní destacados munícipes como resultado de esa migración, muchos que con su trabajo y dedicación aportaron al desarrollo cultural, educativo y la buena convivencia de nuestro pueblo. Basta citar funcionarios como los de César, Bartolo Moquete y Jesús Trinidad, educadores como Fidias Celeste Vólquez de Hernández, (Linda) Gloria Nelis Méndez (la profesora Méndez), Héctor Rolando Pérez Peña (Franjul), Evaristo Pérez y otros igualmente dedicados a la enseñanza de mi generación.

La lista seria interminable si los citamos a todos, pero hay nombres que con sólo mencionarlos retraen gratos recuerdos por la dedicación y perseverancia de los dameros que llegaron a Jimaní al ser convertida común cabecera de la provincia. Quien olvida a munícipes a Salvador Moquete (Chinví) o su compañera Azabache, a Juanelo Medrano, Opinio Moquete Andino (Pinito), Andrés Avelino Moquete (Niñote), Temístocles Jiménez (el sastre Temo), Cristobalina Pérez, y otros de los cuales recuerdo sólo sus apodos como Mapiro y su esposa Dulce Bello, Yuyún el padre de Manuel y Donato, Pijí, Turrón, El Bizco y Rabona, Bobote, Zenón el cabo de agua, Pobe el maestro de música, Guidito el chofer del camión de la basura, Memé el que barría las calles y Lulú (el apostador).  Quisiera que la memoria no me falle, pero muchos de los que no menciono aquí, pero que igual reconozco contribuyeron a la grandeza del pueblo de Jimani por décadas.

Lo antes dicho es una reflexión para que entendamos que es tiempo de que algunos de esos forjadores de hombres y mujeres de bien, sean reconocidos con tarjas, estatuas o nombrando algunas calles en su honor. Gracias al ingeniero Julio Andrés Moquete por su desinteresada colaboración en la recopilación de los nombres y apodos que he citado.

Inventario moral # 2, los excesos de Petan Trujillo.

Inventario moral # 2, los excesos de Petan Trujillo.

José C. Novas.

Su verdadero nombre era José Arismendy Trujillo Molina, la historia de su vida tuvo caras que van desde el general que nunca comandó un reducto militar, precursor de la radio, la televisión y el espectáculo, de agresor sexual y la de creerse amo y señor de un feudo en el municipio de Bonao. Petán operaba como juez o fiscalizador en la vida y destino de hombres y mujeres en la llamada Villa de las Hortensias. La historia oral de la zona atribuye a Petán violaciones sexuales, extorsiones, despojos, abusos y manipulación a los que aspiraban convertirse en artistas o empleados de su empresa radial o televisiva.

El anecdotario sobre la conducta de Petán sobrepasa el límite de lo real y en algunos casos supera las que pudieran ser sacadas de la fantasía. Un amigo nuestro cuya edad ronda por los noventa años, que trabajó en el Palacio Nacional entre 1952 y 1960 y pide reserva de su nombre, nos contó que, durante la dictadura Petán fue enviado en una misión del Banco Central a Canadá a gestionar la emisión de cinco millones de pesos. Al regreso Petan hizo entrega de la suma, pero meses más tarde comenzaron a llegar al banco billetes duplicados con la forma y calidad similar a los originales.

El ejecutivo del banco alarmado le expuso el caso al generalísimo y luego de realizar una investigación, según nuestra fuente, la responsabilidad fue atribuida a la misión de Petán en Canadá. Dice nuestro interlocutor que el hermano reaccionó colérico y lo mando a buscar; la historia concluyó con que Petán se refugió en la casa de Doña Julia Molina y que fue la matrona la que sirvió de mediadora en el caso, o sea la que le salvó el pellejo.

El rumor dominicano aseguraba que el famoso merengue “El jarro pichao” fue una inspiración atribuida a una supuesta violación sexual en la que tuvo participación ese personaje en perjuicio de una joven de Bonao. Otra de las anécdotas ligadas a este hombre fue la de un guardia apodado “El macho de Bonao”, que perdió la paciencia frente los insultos y a pesar de la diferencia de rango enfrentó Petán como un gallo de pelea, sin medir las consecuencias.

Es ampliamente conocido el revuelo que generó la agresión que involucró a Petán y el pelotero André Rodgers, un nativo de Las Bahamas que jugó para el Escogido en nuestra pelota invernal, el incidente se produjo en los terrenos del estadio de la capital. Decenas de historias se han documentado sobre las tensiones que vivían artistas, locutores y empleados de emisora de radio y televisión La Voz Dominicana debido a las acciones y amenazas de su propietario, Petán por cualquier falta o error imponía multas, cancelaba o castigaba como si las reglas de la empresa fueran las de una corte judicial.

Es de conocimiento público que Petán ordenó construir un anexo justo al lado de la estación La Voz Dominicana con el propósito de albergar allí a decenas de jovencitas, algunas menores de edad, que aspiraban convertirse en artistas y que eran reclutadas por “agentes” en los distintos pueblos; la realidad era que esas jóvenes terminaban como instrumentos sexuales de Petán y para deshacerse de ellas les buscaba maridos y todo quedaba como si nada hubiera pasado. La dignidad de la mujer nunca fue respetada ni por el régimen ni por este campeón del abuso sexual que en vida fue conocido con el mote de Petán Trujillo.

Inventario moral de la familia Trujillo (#1)

Inventario moral de la familia Trujillo Molina. (#1)

Por José C. Novas.

Por lo que hemos leído en los últimos años en libros o artículos escritos de algunos familiares de dictador Rafael L. Trujillo Molina, concluimos que en ellos hay la percepción de que el generalísimo fue un enviado del cielo para proteger al pueblo dominicano y que sus familiares eran egresados de un monasterio que merecían la canonización. Según un nieto del dictador que actúa como abanderado de una campaña que trata de resucitar la moral del apellido, la fortuna de su abuelo quedó en su totalidad en el país, que sus parientes salieron con las manos vacías, porque nadie ha podido probar que tenían cuentas en bancos extranjeros, un planteamiento que ni ellos lo creen.

Asegura el pariente del jefe que la fortuna de su abuelo se la robaron los políticos de la generación posterior a la dictadura, y es cierto en parte, porque hubo saqueo de lo que ellos no pudieron sacar, pero de ahí a que no se llevaron millones en efectivo es una fábula. La verdad es que algunos de la familia poseían inversiones en bienes inmuebles y no fue posible venderlos, los acontecimientos se precipitaron y se produjo la fuga; lo que parecía que duraría una eternidad terminó en forma súbita el 19 de noviembre de 1961. Haremos un inventario sobre la conducta de algunos de la familia Trujillo, para el nieto del dictador, a quien le contaron a conveniencia la historia de los Trujillo, el régimen de su abuelo califica como el mejor gobierno en la historia de la República, una falacia inaceptable. Citando sus palabras dice:  “se trata de del tema de una inmensa fortuna que presuntamente este malverso de las arcas del estado, y peor aun, que fue depositada en bancos extranjeros para el disfrute de su familia luego de la muerte de su patriarca”, luego afirma: La realidad es que todas las riquezas que generó el gobierno del Generalísimo Trujillo permanecieron dentro del territorio nacional y jamás se sacó un solo centavo fuera del país, y agrega: Sin embargo, después de 52 años, jamás han podido producir prueba de ni tan si quiera una sola cuenta bancaria o de bienes fuera del país.

Iniciamos la taxonomía y balance familiar con Romeo Amable Trujillo Molina, hermano del dictador y conocido con el apodo de Don Pipí y advierto que nuestro relato refiere Pipí como un fullero, para los que hoy tratan de exponer que la fortuna de esa familia fue adquirida con honradez como dice su nieto. Don Pipí era uno de varios estafadores en esa familia; era persona de escasa escolaridad, pero su talento para engañar era asombroso. No ocupó cargos de importancia porque el dictador lo conocía bien y lo mantuvo en puestos de bajo perfil, aun así “Don Pipí” actuaba como un felino en el tráfico de influencias; de igual modo lo hacían otros del clan Trujillo que acumularon riquezas a través de la extorsión bajo la sombra de su hermano.

Una de las costumbres de “Don Pipí”, contrario a otros en su familia, era que se sentía a gusto relacionándose con personas ordinarias, se veía compartir con amigos en los sectores populares, era mujeriego y tuvo varios hijos con distintas concubinas. Don Pipí era apostador empedernido, prefería las peleas de gallos para sus jugadas y su inclinación era hacer trampas, extorsión y fullería; su riqueza la obtuvo de su habilidad de tahúr, tenía casas de alquiler diseminadas por los barrios de la capital, las cuales compraba bajo amenazas a precios por debajo de lo real y los inquilinos que no pagaran a tiempo las mensualidades, por lo regular pasaban malos ratos.

Don Pipí frecuentaba al barrio San Carlos donde había vivido un tiempo y por allí tenía con una traba de gallos en la intersección conocida como “las cinco esquinas”, es decir, en la confluencia de las calles Abreu, Montecristi, Del Monte y Tejada, Pimentel y la Eugenio Perdomo. Don Pipí era amante de los tragos, mientras jugaba dominó doblaba el codo con sus amigos; el único empleo que tuvo en el gobierno fue la oficina de control de prostitutas y operaba las clínicas del gobierno como si se tratara de un negocio propio. Uno de los dispensarios estaba en la ciudad intramuros, donde había un registro de mujeres que trabajaban en los prostíbulos y que suponía era para prevenir las infecciones venéreas. Aquel el dispensario expedía permisos para ejercer la prostitución dentro y fuera del país. Durante el régimen, don Pipí actuaba como el dueño de esas clínicas y los certificados que allí se emitían le llamaban “la tarjeta de Don Pipí”, la prostituta que era sorprendida en un cabaret y no tuviera “la tarjeta” era multada, tampoco podían salir a trabajar al exterior sin este documento, y los propietarios de los cafetines que las empleaban eran igualmente amonestados.

Don Pipí acudía al abuso y extorsión para lograr sus propósitos, cuentan que una vez viajaba en automóvil por una concurrida calle de la capital y un chofer del “Concho” le rayó el vehículo a “Don Pipí”, éste se detuvo y con calma parsimoniosa, se bajó del auto, se identificó y le dijo al conductor: “Yo soy Romeo Trujillo, aquí tiene las llaves, lléveme a casa un carro nuevo, que ése yo no lo quiero”. Imagine usted, el apuro por el que pasó aquel infeliz conductor a raíz del incidente. Haciendo trampas fue que Don Pipí hizo fortuna, cuentan los descendientes de la familia Melo Sánchez, cuyo padre era propietario de un almacén y vivían en la calle Emilio Prud’Homme de San Carlos, que su familia quiso vender la casa para acomodarse en otra y que Don Pipí vio la oferta en los clasificados, y fue interesado por la casa, pero les dijo que estaba muy cara, que si no se la vendían al precio que él sugería, tenían que desistir de la venta y quedarse en ella, los Melo Sánchez, que ya se habían mudado a la otra casa, no tuvieron más opción que regresar a su viejo hogar para evitar problemas con Don Pipi.

Don Pipí vivió en San Carlos, en una casa ubicada entre la calle Abreu y la Montecristi y cuyo patio colindaba con la calle Pimentel, donde estaba la empresa “Codofalto”, propiedad de Pedrito Trujillo y dirigida por Guaroa Liranzo; al producirse la fuga de los Trujillo en 1961, Liranzo era el gerente de la misma. Con la salida, la casa de Don Pipí en San Carlos fue invadida por varias familias, igual que otras propiedades de la familia Trujillo, fueron vandalizadas; la acumulación de gente que se mudó a la casona se le conoció después como “el barrio Don Pipí”. De San Carlos “Don Pipí” se mudó a una mansión en la esquina de la Arístides Fiallo Cabral y José Desiderio Valverde en la zona universitaria, que también fue objeto de vandalismo a partir del 20 de noviembre de 1961. Existe una infinidad de cuentos y anécdotas sobre las ocurrencias de “Don Pipí”, se dice que llegaba con los amigos a las frituras, comían sin control, y a la hora de pagar, sacaba un billete de alta denominación, de modo que el friturero no tuviera suficiente efectivo para devolverle, igual lo hacía en los colmados cuando compraba bebidas para sus parrandas.

Sobre Pipi nos contó el exteniente Luis M. Mateo, veterano del ejército, que para 1958 se vio envuelto en un incidente con “Don Pipí” en el paraje Rancho Arriba, San Jose de Ocoa. En aquel apartado lugar “Mateito” con rango de sargento era jefe de puesto y un día al cuartel llegaron varios campesinos a poner una querella porque en la gallera había un hombre de la capital que apostaba a las peleas y cobraba cuando ganaba, pero no pagaba cuando perdía. El sargento salió a investigar y confirmó que se trataba de “Don Pipí”, a quien conocía, porque como militar había prestado servicios en la Hacienda María, una de las casas del dictador. El sargento Mateo no arrestó a Don Pipí, pero le advirtió que informaría a sus superiores en San Cristóbal sobre el incidente, ya que los campesinos hicieron un reclamo de pago por las apuestas perdidas por don Pipí; a los pocos días, a Rancho Arriba llegó una patrulla del ejército y se llevó preso al sargento Luis M. Mateo a San Cristóbal, allí fue degradado y le echaron 30 días de arresto, luego le informaron que el castigo era “por manchar el honor de un miembro de la familia Trujillo”. La desgracia de “Mateito” se pudo resolver gracias a la intervención del mayor Juan Soriano, amigo íntimo de Trujillo y compadre del sargento, que al fin fue perdonado y su rango restituido

Receta medieval a las estatuas de Colon.

Receta medieval a las estatuas de Colón.

Por José C. Novas.

Recientemente se ha desatado en Estados Unidos una secuencia de actos vandálicos contra las estatuas erigidas en honor a Cristóbal Colón, quizás se deba a una respuesta a la petición surgida hace tiempo en la ciudad de Nueva York en el sentido de eliminar la estatua erigida en honor al histórico personaje, que se ubica en la rotonda de calle 59 y Broadway y es un atractivo turístico.

Los que reclaman la eliminación de la estatua aseguran que Colón impuso una variedad de injusticias en el hemisferio americano al inicio de la colonización. En lo particular soy de opinión que la historia ha cargado sobre los hombros de Cristóbal Colón una cuota de actos que posiblemente no le corresponden. Creo que en su época, Colón fue un empleado al servicio de la realeza española, ni más ni menos. No es lo mismo ser contratista, que mayoral o capataz.

Decir que Colón impuso las normas con las que operó la colonización podría hacernos coparticipes de una calumnia mayúscula, la verdad fue que Colón nunca perteneció a la realeza, ni fue miembro de las cortes que junto a los reyes o las reinas tomaban las decisiones o tenían las últimas palabras en todo lo que se hacía dentro del imperio.
Es por ello que el escritor dominicano Enrique Aguiar, intelectual de amplia cultura cuya actividad literaria se verificó en la primera mitad del siglo 20, Aguiar nos manifiesta en su novela histórica “Don Cristóbal” el planteamiento siguiente:

“Cristóbal Colón, como todos los grandes predestinados, soportó las azarosas persecuciones de la adversidad. Peregrinó de reino en reino mendigando el favor de las cortes europeas con la visión transatlántica en las pupilas y revelada a medias, para no provocar la burla de sus coetáneos. En consecuencia, Colón se dirigió inútilmente, primero, a la corte de Portugal; después, en el año 1884, a la de Inglaterra; de allí pasó otra vez a la de Italia y, por último, la de la reina Isabel, que había rechazado al principio sus proposiciones, y que finalmente las aceptó”.

En otra sentencia emitida por Enrique Aguiar sobre el Almirante, en otro episodio de su novela establece: “Colón completó la redondez de la tierra, y más tarde se vio escarnecido por los mismos monarcas a quienes llenó de esplendor y riquezas. Sus amigos del descubrimiento le volvieron la espalda, y recogió el tributo de sus desprecios, tan pronto como les ensanchó el camino de la fortuna”.

Es basado en esa tesis que pensamos que los que hoy levantan la voz para clamar que sean derribadas las estatuas de Colón, o los que a consecuencia las vandalizan, le atribuyen poderes que nunca tuvo, o decisiones que quizás jamás tomó, corren el riesgo de cometer las mismas injusticias que de un porrazo pretenden aliviar destruyendo las estatuas. Las recetas medievales no tienen cabida en un mundo de modernidad como el nuestro, lleno de conquistas sociales que han sido puestas al servicio de las mayorías en el universo.

Tweets Recientes
Siguenos